Monday, September 19, 2005

20 años atrás...



No se bien, pero para la gente que nació después de 1984 el terremoto es un cuento que les tocó vivir en la cuna, o que para los que nacieron después del 85 es una leyenda que los adultos cuentan como si hubiera sido algo brutal y terrorífico, cuando los videojuegos y películas les han enseñado que es más peligroso rescatar el planeta de extraterrestres el 4 de julio. En esas épocas lo que sonaba en la radio era Alaska y Dinarama con “Ni tu ni nadie”, al igual que “Triste Canción” del Tri (Ese “simpático” gritón que hasta el día de hoy nos “deleita” con sus composiciones). Los programas que había en televisión eran Siempre en Domingo y En Vivo para los adultos, mientras nosotros los niños nos divertíamos escuchando Odisea Burbujas y riendo mientras veíamos las aventuras de Don Gato y el inolvidable Topo Gigio.

Es cierto, yo tenia 4 años (casi 5) y tengo algunas memorias de lo que pasó ese día, donde me preparaba para ir al kinder (Alexander Bain, of course!) cuando ocurrió todo (7:19 am). Mi papá estaba peinándome y mi hermano desayunaba en la cocina mientras mi mamá le preparaba un huevo tibio (sin albur) cuando todo empieza a moverse. “Papá, no me jales el pelo” le dije, y el me respondió “No te estoy jalando, está temblando”. No recuerdo mucho, a partir de eso, solo que salimos al camellón con mucha gente más, y la imagen que tengo grabada es ver a todos en pijama en un camellón viendo sus respectivas casas y con caras de susto. Después de que el movimiento telúrico se tranquilizara me acuerdo entrar a mi casa, agarrar mi espada de He-Man y decir con alegría “Con esta espada voy a matar al temblor” (No teniendo la menor idea de que era un terremoto ni de que consecuencias había traído ese desastre natural).

Mi mamá tampoco sabía los daños ocurridos y pues nos mandó a mi hermano y a mí a la escuela, pero pues como a las 12 del día nos regresaron a la casa, ya que muchas mamás empezaron a ir por sus hijos por aquello del miedo. Era un miedo muy especial, ya que como niño ves a tus papás como súper-héroes y por primera vez sentirlos con miedo te da una sensación de vacío. Un día después nos encontrábamos en el coche cuando fue el segundo terremoto (7:38 pm), y pues bajamos al camellón de nuevo, los postes de luz se tambaleaban de un lado hacia el otro. Con miedo mi mamá nos dijo “Nos vamos a casa de tu tía a dormir” (ella vivía en Cuajimalpa, una zona donde no fue tan duro el terremoto).

Mucho fue la crítica por la tibia actuación del gobierno hacia la tragedia, ya que De la Madrid llegó a Tlatelolco el mismo 19 para decir “Estamos preparados para regresar a la normalidad” haciendo gala del aplomo presidencial para después afirmar que su gobierno tenía los elementos necesarios para enfrentar la situación y no tenía que buscar ayuda del exterior. Para el día 20 y dos horas después del segundo temblor aceptó que “Frente a un terremoto de esta magnitud, no contamos con los elementos suficientes para afrontar el siniestro con rapidez” y agradeció a la gente que hacía labores de salvamento. Al final aconsejó confiar en el gobierno “Como hasta ahora lo han hecho, pido que nos tengan paciencia”. Eso creo que marcó el sexenio de De la Madrid pues la gente se sintió abandonada, por lo que se empezaron a formar brigadas para el rescate de los sobrevivientes bajo los escombros.

No me gusta comparar, pero creo que después de ver tragedias como la de Katrina y la de 1985 en México, se tiene algo en común, que los presidentes no supieron como reaccionar ante el desastre y después de mucho tiempo se pusieron las pilas, pero ya era tarde, pues una herida en la conciencia de la sociedad había sido abierta. No se que tan importante sería destacar el movimiento social, si en Katrina la gente ayudó como aquí, pero creo que eso es uno de los temas que salen sobrando. Las cosas se magnifican cuando le pasan a uno mismo, pues hasta cierto punto es cuando las vive en carne propia. Solo es recordar esto como un penoso pasaje que afectó a muchos y tuvo la desgracia para otros más.

Para finalizar este Post solo quiero poner una frase que mucho se repitió esa navidad, cuando las personas se quedaron en la calle viviendo. Hacían sus posadas replicando:
- En el nombre del cielo, os pido posada…
- Aquí no es mesón, es delegación….
- Yo soy el regente, sigan adelante….

2 Comments:

At 8:10 AM, Blogger Roberto Iza Valdes said...

This comment has been removed by a blog administrator.

 
At 8:01 PM, Blogger Roberto Iza said...

This comment has been removed by the author.

 

Post a Comment

<< Home